Mesas de jardín

Ver más

Ver menos

Cuando sale el sol… ¡qué agradable es volver a disfrutar de tu jardín, terraza o balcón! La mesa de jardín con sus sillas de exterior son los elementos esenciales para ello. Así que elige entre una mesa fija o extensible, una mesa redonda o rectangular, una mesa de metal o de madera... Opta por el blanco o el color…

Escoge tu mesa de jardín

Antes de pensar en las medidas, hay que saber que, sobre todo, lo más importante es el material. Debe ser fácil de mantener y perfectamente adecuado para su uso en exteriores.
Las mesas de metal son perfectas para esto. Inspiradas en el mobiliario urbano, las mesas de acero son resistentes y robustas. La mesa redonda Rosso así como la mesa cuadrada Heva son perfectas para un balcón por ejemplo. Para una terraza grande, apuesta por mesas de aluminio como Palma o Pépite, más ligeras y muy fáciles de mover. Ten en cuenta también que la mesa Pépite es extensible y pasa rápidamente de 180 a 240 cm.
Las mesas de madera como Zeno también son una excelente opción con su tono cálido y natural. Pero ten en cuenta que también hay muebles de acacia, una madera noble con propiedades imputrescibles. La madera de acacia es muy densa y perfectamente resistente al agua. En cuanto a las medidas, la mesa de jardín cumple los mismos criterios que la mesa de comedor, es decir, 60 cm para cada persona. Así, una mesa rectangular u ovalada de 120 cm es perfecta para alojar a 4 personas.

Dónde colocar tu mesa y cómo mantenerla

Lo ideal es que la mesa del jardín esté a la sombra para proteger a todos de los rayos del sol a la hora de comer. La mesa puede estar debajo de un árbol, un parasol o un toldo.
A menos que vivas en una zona soleada todo el año, es difícil mantener tu mobiliario permanentemente al aire libre. Para una vida más larga, es mejor guardar tus muebles de jardín en invierno. Las mesas de metal no necesitan ningún mantenimiento específico, una pasada con una esponja es suficiente. En cuanto a los muebles de madera, recuerda mantenerlos aplicando una capa de aceite de linaza al principio y al final de la temporada. El aceite de linaza nutrirá profundamente la madera y evitará que se agriete y pierda brillo.